Imagen

“La Gran Esperanza Blanca” de Molina Molina. Nos emborrachamos de pop

Hablar de ‘La Gran Esperanza Blanca’ es tan fácil como respirar.

00105110205027____1__640x640

Sólo hay que cerrar los ojos y empaparse de los matices infinitos y de los múltiples recovecos de sus canciones. En esencia es pop colorista, de primera línea, con un amago de desencanto en sus textos que parecen estar dedicados a alguien que pudo ser importante para nuestro artista. Alguien que ahora es reproche (o añoranza). El hilo conductor de este enorme disco es el desencuentro con el amor. Molina Molina acaricia heridas en los once cortes del álbum, baila alrededor de los sentimientos, se los lleva a un guateque muy particular y los emborracha de vida. Es el talento de quien sabe escribir canciones directas, sin desvíos.

‘La Gran Esperanza Blanca’ es un artefacto musical de canciones chulas. Dentro de sus surcos descubrimos vientos que vemos venir desde la cima de una montaña sonora perfecta, muy compacta, producción del propio Molina Molina. También cuerdas que se amarran a la melancolía otoñal de algunas de los cortes. Guitarras saltarinas y muy afiladas. Garras de acero que son el alma de una fiesta por la que vemos pasar al Robert Smith de los viernes, a un Billy Corgan desatado, a los Beatles más sicodélicos…Ellos han venido a divertirse, sin prisa. Abiertas, de par en par, las innumerables ventanas por las que se ha ido asomando el artista granadino. Un viaje de varios años cuyas aventuras recogen ahora desde Warner Music Spain.

Ya sabemos a qué huele el vinilo nuevo, acompañado aquí de un CD. Ya podemos tocar este esperado disco de portada maravillosa, obra de Sofía Hernández. El formato físico, tan importante y reivindicado en los últimos años, es el mejor continente de este trabajo: tan impecable como atractivo. El complemento perfecto de un contenido que recuerda a los discos de grandes éxitos de los 70’s; aquellos que recopilaban los EP,s publicados previamente, del artista en cuestión. Sí, aquellos pequeños vinilos de cuatro canciones. Y es que esta “Gran Esperanza Blanca” de Molina Molina está abrazada por un total de once singles. Desde la pirueta inicial, ‘Contradicción’, junto a Alberto Jiménez, hasta la emotiva y melancólica ‘Removerás Montañas’. El paseo se hace corto pues los pies estallan en un himno púrpura como ‘OZ’ y de ahí despegan hacia otros derroteros: el estribillo incendiario de ‘Nervio’, la poderosa ‘Lo vimos venir’, el hit por excelencia del disco, ‘He vuelto a casa’, con Iván Ferreiro,  la impecable y arriesgada ejecución de un clásico como ‘Fotonovela’, el pop acentuado de “Estilo Imperio”, el toque oscuro de ‘Monstruo’, otro estribillo caleidoscópico en ‘Cuadro de Mando’ y la esencia más cercana a The Cure con ‘Tu pizza fría’.

Ahí está todo. Doble cara A, sin relleno. La voz de Pepe Molina le da una extraña pátina de dulzura al concepto. Un hombre montaña que encierra toneladas de cordialidad y buenas formas y al que hay que descubrir en directo porque ahí radica uno de los puntos fuertes de Molina Molina.

Pasen y escuchen…

cropped-lumiere-36.jpg

Anuncios

3 comentarios sobre ““La Gran Esperanza Blanca” de Molina Molina. Nos emborrachamos de pop

  1. Gracias por contestar. Sería estupendo hablar por Facebook… cuando aprenda a usarlo, je, je. No tenía perfil, supongo que soy un poco bicho raro, y ahora que me he registrado no acabo de pillar el truco. De hecho quería haber escrito esto por privado. En fin, paciencia.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s