Canciones que me hacen llorar: ‘Fast Car’ de Tracy Chapman

¿Quien no ha soñado con coger un coche rápido, lo más raído y potente posible, y huir del mundo? Todos, en mayor o menor medida. ¿Quien conduce? ¿Quien es el copiloto? La cadencia de esta enorme canción, la melancolía de la acústica y esa voz de arena soplada fueron clave para los que quisimos huir en algún momento. ‘Fast Car’ de Tracy Chapman vino a revolucionar el panorama musical de 1988, cuando los muertos vivientes de La Movida aún sacaban pecho (sic), cuando el Acid Jazz comenzaba a dar sus primeros pasos así como los adelantados de la música indie o el Britpop. Finales de los 80, principio de los 90: un cambio de década que, musicalmente, se perdía buscando, precisamente, un nuevo camino.

Tracy Chapman es una cantautora rotunda. “Desnuda y vertical, pero ceñida a la línea de la tierra”, como declamaba el alumno de Machado, Dionisio Ridruejo. Este fue uno de sus dos grandes éxitos, ambos incluidos en ese primer álbum multiplatino y premiado hasta la saciedad.

Este fue el otro…

Una metáfora sobre la vida que anhelamos y que cuando conseguimos no nos llega a hacer felices del todo.

“Tienes un coche rápido,
yo quiero un billete a cualquier lugar,
quizás podamos hacer un trato,
quizás juntos podamos llegar a alguna parte,
cualquier lugar es mejor,
comenzando desde cero, no teniendo nada que perder,
quizás consigamos algo,
yo misma, no tengo nada que probar”.

cropped-lumiere-36.jpg

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s