El desencuentro de La Prohibida y Algora en la isla más lejana

Parece que todo confluye. El color ceniza, su olor y sabor se mezclaron ayer en mi cama. Recién terminaba de leer un par de capítulos de una novela que sabe a carne de varano, ‘El secadero de iguanas’ de Pedro Andreu, me llegaba la noticia de la publicación de este segundo single del sobresaliente ‘Ruido’, el nuevo disco de La Prohibida.  Se trata de otra canción compuesta por Víctor Álgora que, además, protagoniza un dúo con la diva ne este álbum. Mientras que la novela es puro desierto de vida, desamparo, desasosiego y dolor monocromático, este precioso vídeo— dirigido por el inspirado Salva Musté, colaborador habitual de La Prohibida—es una oda al óxido, al desencuentro entre personas, al tedio, la tristeza apocalíptica y el adiós y es aquí donde encontré la conexión entre ambas obras. Rodado en Tenerife nos encontramos a ambos artistas paseando sin rumbo por unas localizaciones que parecen de otro planeta. Miradas al vacío del cemento y las escaleras desnudas de un esqueleto. Mariposas de la noche, de colores pastel, cobrizos,  que se quejan de lo que fue—o pudo ser—una relación idílica entre dos seres que denuncian la destrucción de nuestro planeta, a la par que la suya propia.

El secadero de iguanas (Novela nº 1) de [Andreu López, Pedro]

‘Bouvet’ es la elegancia más pura-sangre que hemos visto en los últimos años. Y no es el único single favorito de ‘Ruido’.

cropped-lumiere-36.jpg

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s