Imagen

La enésima colaboración de Ana Torroja mientras llega su nuevo álbum

Ana Torroja y Miguel Bosé. Ana Torroja y Aleks Syntek. Ana Torroja y Deep Forets. Ana Torroja y Patrick Bruel. Y Schiller, Raphael, Sergio Vallín, Hombres G y un largo, larguísimo etc. Está claro que ni canta ni baila sola. Tiene más catalogo con los duetos que con su propia carrera en solitario. América se rinde a sus pies y allí no le falta trabajo. Nadie la investiga, todos la alaban. Una diosa de cobre que ahora prepara material para lo que será un nuevo álbum de temas inéditos. Para ello ya trabaja, entre otros, con el productor español de música electrónica Pional (Miguel Barros).

Beto Cuevas Ft Ana Torroja – Fuera De Mi

Y mientras, el pasado viernes se estrenó en todas las plataformas digitales, el single  “Fuera de mí” del grupo chileno La Ley. Una revisión a cargo del que fuera su cantante, Beto Cuevas que ha querido contar con la colaboración de la Torroja.

cropped-lumiere-31.jpg

Anuncios
Imagen

A Mecano no lo toca ni Dios

Siempre ha existido cierto temor, dicho por muchos músicos de este país, de “atacar” las canciones de Mecano; de hacer covers, de llevarse a terrenos distintos unas melodías y, sobre todo, una manera de cantar tan peculiar e inigualable—para algunos porque fue lo más y para otros tantos porque el timbre de Ana Torroja era insoportable—. Amados y odiados al 50%, en cualquier caso, lo que siempre se ha destacado del trío madrileño es que fueron únicos e irrepetibles, para bien y para mal. Y si echamos un vistazo a las hemerotecas vemos cómo muy pocos artistas se han atrevido a hacer suyas unas canciones tan icónicas. Sobre todo temas de la primera etapa de Mecano: la que va desde el primer elepé, “Mecano” hasta “Ya viene el sol”. A partir de ahí sí que hemos visto como grandes dinosaurios de nuestra música, léase Raphael o Monserrat Caballé, han ido destrozando composiciones como más melódicas y casi todas del hermano mayor, tipo “Hijo de la luna”, por poner un solo ejemplo. Pero de esa primera Y MARAVILLOSA etapa, poco y casi todo mal.  Vamos a recuperar alguno de esos momentos y una reciente joyita que nos dejan los chicos de Electronikboy.

MECANO 1

Precisamente iniciamos la compilación con dos versiones de una de las piezas más grandes de la discografía de los Cano y la Torroja. “Solo soy una persona” es tan mínima y tan explícita que enamoró a propios y extraños y a muchos modernos de la época, siendo una rareza relegada a cerrar un disco tan redondo como el de su debut. La letra, inspirada es Sartre, es tan sumamente ambigua y tan perfecta que sigue siendo una de las mejores muestras de una lírica que, a veces vergonzante, hizo de Mecano una seña de identidad.

Electronikboy se lleva la canción a su terreno con mucho acierto. Sin prejuicios, con bien de vocoder y un tempo muy bailable.

Pero como decimos muy pocos se han atrevido con esta canción, en concreto, sobre todo sus coetáneos ya que éstos odiaban a muerte el concepto pijo y prefabricado de Mecano.

Un valiente fue Fernando Márquez (El Zurdo). Tras su enorme e intelectual legado, vía La Mode, este moderno navegó por varios proyectos posteriores con más pena que gloria. Pop Decó fue una especie de resurgir en solitario cuyo principal atractivo era precisamente este.

Por aquí todo bien, pero poco más. Hubo un intento/homenaje/modernas de mierda, tras la sobreexposición y el atragante que tuvimos de Mecano en los primeros 2000, con reediciones, musicales, más reediciones, recopilatorios y mil cosas más. Todo el mundo parece que quería reivindicarles. Como si eso hiciera falta.  Y, ojo, se editó un disco tributo, de “gafapastas”, que ni se creían lo que estaban haciendo o lo hicieron medio en broma. Caso de Niños Mutantes con la versión de “Perdido en mi habitación”, a la postre una de las piezas de su repertorio más conocidas y que formó  parte del susodicho disco-homenaje “En tu fiesta me colé” de 2005. He llegado a aborrecer hasta la original…

De este álbum, lo más destacable, para mi gusto, fue esta versión de “No me enseñen la lección”. Cantada como quien sube a tender la ropa, pero vaya, muy con la época y la pose. La Costa Brava.

O esta respetable versión de “La máquina de vapor” a cargo de los míticos Australian Blonde. Fíjate que casi supera a la original. Y es que hay que reconocer que las primeras canciones de Mecano eran tan simples y popis que hoy en día vemos muchas sombras alargadas en otros tantos proyectos indies del momento.

En 2010 Sidonie se atreven con “Barco a Venus”. Sacrilegio máximo para una de las canciones más emblemáticas del trío. No quiero ni opinar porque me pongo malo. Valoren ustedes…

Mucho más digna fue esta revisión a cargo de la pizpireta Fey de su álbum de 2004, “La Fuerza del destino”. Producido por Carlos Jean recogía varios de los clásicos mecaneros con más o menos acierto.

Y del otro lado del charco también llegaron ellos, Moenia. Su “Ay qué pesado” sonaba así de bien en 2009.

No queremos aburrir, porque hay mil más. Pero os proponemos un juego con este último grupo. ¿A qué canción rinden homenaje en este “Corazón azulado”?

Y es que en Sudamérica siempre se les ha respetado mucho más, como a casi todos los artistas que lo han petado allí. Ellos tienen otra perspectiva de las cosas del artisteo y miman a sus ídolos. También tuvieron su disco homenaje. “Tributo a Ana, Jose y Nacho” se llamaba el invento y hay alguna cosa destacable

Para bien:

Y para…bueno no sé. Es curiosa esta versión de “Busco algo barato”

¿Son dignas las revisiones? El bueno de Miguel Bosé dijo en su día que nadie debería atreverse con semejante cometido, que eran canciones demasiado personales, demasiado grandes, como para atreverse con ellas y no morir de la vergüenza ajena. Porque de eso sabían mucho los Mecano, pero mucho, mucho. ¿Qué opináis?  ¿Quién o quiénes serían dignos, actualmente, de tan arriesgada atrocidad

lumiere 3

Hits que nunca lo fueron: “Me voy de casa” de Mecano

Claro que decir qué canción no fue un hit de este trío es como muy complicado. Sería mejor rebautizar la sección y llamarla “Una de las canciones menos conocidas de Mecano”. A nadie le escondo mi pasión por ellos, pero por los Mecano de los cuatro primeros discos, o los tres, si me apuras. El primer álbum, de título homónimo, fue lo que fue; una revolución en el fondo y en la forma. La música moderna, la de La Movida, se hizo masiva gracias a ellos y a Tino Casal. Fueron los primeros en romper las listas de éxitos y de ventas. Ni Los Pegamoides, ni Nacha Pop, ni Los Secretos, ni Radio Futura...Nadie llegó a ser tan popular en aquellos primeros años 80. Casal derrumbaba fronteras “newrománticas” importando, a su manera, los sonidos y el estilismo (tan fundamental como la propia música) de Londres, del Reino Unido en general. Human League, Ultravox, Depeche Mode, China Crisis, todos esos y muchos más eran referencias que empezaban a afianzarse también en nuestro país pero sus reflejos hispanos se vieron brillar, más que en ningún otro, en estos dos conceptos. Casal era el adelantado, Mecano la confirmación de que se podían fabricar grupos de éxito al estilo anglosajón también aquí. Había que darle la impronta patria, claro.

“Mecano” (1982) vendió más de medio millón de copias. Un récord para un grupo novel (y para los más curtidos) que ellos mismos se encargaría de hacer trizas con los años. Claro, en esta presentación cabían los clásicos: “Hoy no me puedo levantar”, “Perdido en mi habitación”, “Maquillaje” y “Me colé en una fiesta”. Ahí es nada. Recuerdo que este disco lo pinchaban en la radio casi al completo. Todas las canciones, las 12, eran conocidas, tarareadas, machacadas una y otra vez. Pero dentro del repertorio de los NO SINGLES creo que se quedó fuera de este privilegio una de las piezas que mejor definían la conceptualidad del proyecto y su mensaje. Jóvenes, rebeldes, guapos, chulos, con problemas en casa, con ganas de salir y divertirse. “Me voy de casa” habría sido el quinto sencillo, o el sexto, pero la compañía decidió apostar por la balada “No me enseñen la lección”, para mí una de las canciones más flojas del elepé.

Estaba a la altura. Lo está porque no ha envejecido mal, no chirrían ni sus ripios. Mecano fue postureo del fino en un principio para convertirse en clase alta a la postre. Estaban maquinados por Jorge Álvarez y Luis Cobos, por la compañía, pero pronto demostraron que no eran niños de papá y que además de pose había talento.

cropped-lumiere-31.jpg

Ana Torroja emociona en el World Pride…con Mecano

Y eso que tiene una carrera en solitario decente, o al menos con una decena de canciones conocidas. Ana Torroja jamás se podrá desligar de Mecano, ni Nacho. A José María le da bastante igual, por lo visto. Lo que tenemos claro es que si estos tres se vuelven a juntar, llenarían diez veces seguidas cualquier gran estadio que se preciara en acogerlos. El negocio del siglo, sin duda. La Torroja fue capaz de hacer que todo el mundo; fans o no del mítico trío madrileño, se pusiera a cantar durante la clausura de este pasado e histórico World Pride en Madrid. La ineludible “Mujer contra mujer”, la más bailada, “Barco a Venus”, el inicio de “La fuerza del destino”, el himno, “Un año más” y un atisbo de la maravillosa, “Me cuesta tanto olvidarte”. Solo una canción de su carrera en solitario, “A contratiempo”, se coló en esta fiesta de la nostalgia.

Imagen relacionada

Pero Ana Torroja tiene una carrera, repetimos, y alguna canción salvable que podría haber encajado perfectamente entre este repertorio. Repasamos alguno de sus mejores momentos sola.

Resultado de imagen

Sonrisa. Muchos/as la esperábamos durante su actuación en la Puerta de Alcalá. Es su hit más inmediato (si no contamos “Duele del amor”) y una canción que tuvo su éxito pero hoy en día es muy reivindicable y más aún durante estos días en los que se le ha cantado tanto a la felicidad.

Tu habitación helada. Segundo single del disco “Sonrisa” y para servidor una de sus mejores canciones. Claro, que es la más suena a Mecano…

No me canso. La más seria y la que nos hizo desear que cambiara de compositores, que buscara alternativas, riesgo, más mensaje en las letras. Carlos Chaouen la hizo para sí mismo y fue ella la que la popularizó. Con un videoclip muy valiente, por cierto.

Quién dice. “Frágil” fue su álbum más completo. Parece que había encontrado su camino, su propia identidad, su sonido. Tras el fiasco de su experiencia latina con “Pasajes de un sueño” este disco se enfrentaba al riesgo, ese que tanto anhelamos.

Una canción de amor. Pero que bien le iban a Ana Torroja las canciones de Txetxo Bengoetxea. Creo que es el compositor que mejor la supo entender. Sin duda. Esta es la única canción que salvaría de “Pasajes de un sueño” y una pena máxima que pasara tan desapercibida.

Partir. Y a las pruebas me remito. Lástima que el bodrio de “Ana, Jose y Nacho” eclipsara la promoción de “Puntos Cardinales” y en concreto de éste tercer single. La composición del vasco no puede ser más bonita.

Precisamente cerramos esta selección con la canción que dio título a ese primer trabajo en solitario. Esta pieza es una maravilla de principio a fin. Dulce, con olor a viento, a mar y a tierra mojada.

Y podríamos seguir porque ¡es real!, tuvo una carrera digna pero mal gestionada. Porque además de las ya mencionadas están: “Frágil”, “Cuatro días”, “Soy”, etc.

lumiere 3