El supuesto plagio de Arcade Fire que nos hace descubrir a Templeton

No, no voy a a poner ambas canciones para hacer la comparativa entre “La gran ciudad” de Templeton y  “Everything Now” de Arcade Fire. Da igual, los primeros se ríen del supuesto plagio y los segundos no saben ni que existen los “cántabromadrileños“. Hasta el momento…Y es que si de algo ha servido este polémico asunto, al menos para quien suscribe, es para conocer a esta banda patria. Había escuchado su nombre, sí, pero jamás me preocupé de profundizar en su música y mira por dónde resulta que “La gran ciudad” es un temazo, de los grandes, con un videoclip que nos ha dejado enamorados. es cierto que la melodía final de esta canción es calcada al inicio y las partes más épicas del primer single del nuevo disco de los canadienses, lo que nos da a entender que el talento de los españoles está al nivel de ellos ya que fueron éstos los primeros en lanzar la piedra. Sea como fuere, esta es una oportunidad de oro para Templeton. Tal y como está el panorama tienen que pasar estas cosas para que grupos de una calidad más que contrastada se pongan en el punto de mira del gran público o que, incluso, alguna compañía algo más potente ponga en marcha la maquinaria para ayudarles a escalar tan dificultosa carrera de fondo.

La imagen puede contener: 7 personas

El grupo lanzará nuevo álbum en otoño bajo el título, “Una mar enorme” y esta publicidad les viene fenomenal. Yo los he descubierto, repito. Ahora me pondré a bucear por toda su discografía.

cropped-lumiere-31.jpg

 

Anuncios

Arcade Fire cambian (definitivamente) la oscuridad por la bola de espejos

“Everything Now” es una bola de espejos, sí. Una continuación de un camino, más brillante, iniciado por aquel mediocre ‘Reflektor‘ con el que abandonaron el aura mística, algo más oscura, hippie y arenosa de sus primeros discos.

arcade fire

El nuevo álbum de los canadienses es un compendio muy grande de estilos musicales: desde el dance, el tecno, al funk, sin dejar de lado su poso electro-rock tan característico. Visto así, desde fuera, parece que este nuevo disco no tiene conexión con nada, ni consigo mismo. Canciones dispares sin un concepto que las reúna. Incluso se percibe cierta falta de ideas y emociones. Pero el disco tiene momentos sublimes que eclipsan cualquier atisbo de desidia. La electrónica es la pieza clave en este elepé en el que colaboran  Geoff Barrow de Portishead, Thomas Bongalter (Daft Punk) o el bajista de Pulp, Steve Mackey. Consumismo, amor, dinero, suicidio, competición, cambios políticos (para mal)…Arcade Fire deconstruyen un mundo enfermo de ego, de un capitalismo sucio y deshumanizado.

Impresiona ver como se puede atacar la misma canción con dos estilos completamente diferentes en “Infinite Content”; todo un malabarismo que nos deja con la boca abierta, sobre todo la segunda versión. El disco tiene diez canciones y, para un servidor, lo más destacado, amén del single que le da titulo al disco, “Everything Now”, con su claro homenaje a ABBA, es una pieza que se encuentra en las antípodas de ésta. “We Don’t Deserve Love” es, de lejos, lo mejor del trabajo. Emocionante desde principio a fin, la canción que más recuerda a los Fire de “Funeral” o “The Suburbs”. La épica disfrazada de cordero para uno de esos momentos que hay que escuchar en bucle.

“Everything Now” tiene todos los visos de ser un disco de vida efímera. En cualquier caso ya conocíamos cuatro de los diez temas que lo componen, quizá su tabla de salvación sea esta que te subrayo.

 

 cropped-lumiere-31.jpg

 

 

La perfecta evolución de Arcade Fire

No vamos a descubrir nada a estas alturas de la película. Los complejos hay que dejarlos fuera, enterrarlos en el armario y salir a la calle dando gritos. Si hay un grupo mastodonte, en la actualidad, que ha salido de ese armario, como una espantada de bisontes, es, sin duda, Arcade Fire. Ponemos dos ejemplos de su evolución, esa que hay que seguir si quieres ser un artista completo, un virtuoso del escapismo, un Bowie de la vida (éste sí que supo reinventarse, disco sí, disco también). Si atendemos a su carrera, desde aquel “Neighborhood #1” de uno de sus álbumes más celebrados, “Funeral” (2004), hasta este “Everything Now” de 2017 no solo han pasado 13 años, no. También han pasado el propio Bowie, el éxito masivo de “No Cars Go”, las luces cegadoras de una bola de espejos y conciertos multitudinarios que, con mayor o menor acierto, han hecho las delicias de nosotros, sus incondicionales. Hay quienes tachan su nuevo single de hortera, vendido, soso, demasiado evidente para ser un himno (otro) a corear en sus conciertos…Todo perfecto, para gustos colores, pero precisamente es esa falta de complejos, de los que hablábamos al principio, lo que ha hecho de este “Everything Now” un éxitazo. Sí, Abba suena desde la primera nota. Sí, es una canción para bailar y gritarla. Sí, es machacona. Sí, podría ser número uno en Los 40. Todo lo que tú quieras, pero no han perdido ni un ápice de su esencia. Son reconocibles al 100% y muy grandes. Así que apuesto a que a esta canción le seguirá un álbum (muy esperado) repleto de sorpresas. Con esta premisa, servidor está deseando devorar lo que viene…

lumiere 3