Imagen

Enamorarse: Mercedes Ferrer y Bowie

Lo que le faltaba a este verano. En enero de 2017 nuestra diva, Mercedes Ferrer, se asomaba al programa de Radio 3. “Música con subtitulos”. Y hablaron, cantaron sobre Bowie. A punto de cumplirse el primer aniversario de su muerte. Ahora, las canciones que interpretó en aquel programa se recopilan en un disco digital con cinco maravillas. A saber: Ziggy Stardust, Changes, Heroes, Ashes to ashes y Space Oddity. Mercedes Ferrer, que canta como Dios, que interpreta como nadie, ya nos dejó con la boca abierta al ponerse en la piel de estas canciones tan fáciles y, a la vez, tan difíciles de tocar. Caretas, mil. Romper, su Leitmotiv. Rasgar almas. Mirar de dos formas diferentes la vida, con dos ojos distintos. Rebeldía. Elegancia. Canciones inmortales. Un artista inmortal. Ese era Bowie. Ella, Mercedes, es lo que es por él, al menos así lo explica. Mutante. Música (profesional). Versátil. Rockera. Es el lado femenino y más reivindicable de nuestra música. La voz. La bellísma voz de una de las pocas artistas a las que no le hace falta mucho más para emocionar: su guitarra y sus cuerdas vocales. Compositora, productora…La parte visible que nos dice, alto y claro, que España está sorda, por completo. La parte oculta para los que no saben, no conocen a tan sublime artista patria. Ayer su puso a la venta este maravilloso EP. Lo puedes conseguir aquí  “Ferrer Sings Bowie”.

El programa es toda una lección de música: lo puedes escuchar aquí

3575_image

cropped-lumiere-31.jpg

 

Anuncios

Cumpleaños y muerte de Bowie…bailando

Celebramos su cumpleaños, lloramos su muerte. Enero en el calendario de la música. Enero bajo el manto de una estrella negra que hizo desaparecer al mito como por arte de magia, la misma que tuvo toda su carrera. Su trayectoria artística fue tan impredecible como impecable, aunque no siempre. Sus experimentos en Berlín y su paso por el New Romantic dieron pie a un replanteamiento de sus inquietudes , como cantante y músico, a la vez que un bolsillo esquilmado por adicciones, rehabilitaciones, batallas judiciales y pocas ventas de discos, pedía urgentemente un álbum multiplatino.

IMG_1972

Éste llegó bailando en 1983 bajo la batuta de un Nile Rodgers que impuso su riff de guitarra y su movimiento funk a una pegadiza obra de arte que bajo el título de “Let´s Dance” convirtió al Duque Blanco en superventas, siendo su álbum más vendido después de más de trece años de duro trabajo, casi abandonos, puertas cerradas, espacios abiertos, glam, maquillaje, plataformas, Ziggy, Aladino…e innumerables canciones que fueron, son y serán imitadas hasta el fin de los días de este planeta del que se perdió el bueno del Mayor Tom. No es el Bowie de “China Girl” o “Modern Love” mi favorito, pero sí el que me acercó al dinosaurio para no abandonarlo jamás. Podría poner una lista con mis temas favoritos y lo que significaron en su día para mí. Podría e igual lo hago algún día pero hoy nos quedamos con esta demo que se acaba de publicar y que demuestra lo claro que tenían el concepto, productor y cantante, de un disco que era esos tres singles que hemos mencionado y poco más. Revisitado hoy el álbum es uno de los más flojos de su carrera aunque arrojara tres clásicos tan importares. Bowie es el mito viviente, el icono que sobrevive a su muerte como nadie…


cropped-lumiere-31.jpg

 

Spunky: “El día que murió Bowie, murió la música”

Aprovechamos el estreno, ayer, del maravilloso remix que ha hecho el músico Teenage para “Total inferioridad” el segundo adelanto de un álbum que verá la luz el próximo mes de septiembre y del que ya conocemos dos avances. Rafa Spunky nos adelanta algunos detalles, sin hacer spoilers, de lo que será su nuevo disco, Mitología. Un elepé que, en principio, debió ser un Ep como continuación de “Mitomanía” pero que por obra y gracia de la inspiración ha acabado siendo un álbum repleto de espejos en los que vemos muchos reflejos: el rayo de Bowie, la voz púrpura de Prince, las gafas polarizadas de George Michael, el guante blanco de Michael…También hay destellos de denuncia, de hastío social, de animales con voz propia. Todo un compendio de extrañas criaturas que descubriremos en breve. Spunky nos habla de cosas muy interesantes, de manera mínima porque es solo un aperitivo de lo que descubriremos de él y con él cuando salga el disco.

¿Hasta qué punto te dolieron las muertes de Bowie, Prince o Cohen, entre otros?

Cohen nada de nada. Aún apreciando el talento que tenia como poeta sus canciones no me decían nada musicalmente. Lo de Bowie fue, literalmente, el día que la música murió, como dicen en American Pie. No me lo creía, la llorera duro varios días. Curiosamente me enteré mientras escuchaba Black Star, que me acababa de llegar. El disco no lo he podido escuchar otra vez porque me entra un agobio insoportable. Con Prince más o menos igual. Ha sido una influencia inmensa, habiendo crecido con él en los 80 y todo lo que hizo hasta mediados de los 90, que fue cuando le perdí la pista, me parece insuperable. Otro shock, ademas para cuando murió Prince ya estaban cayendo como moscas todos los grandes y yo no entendía nada. Tanto a Prince como a Bowie les sigo pinchando todos los días y la gente sigue flipando.

¿Nos quedamos sin referentes? ¿Crees que aún quedan iconos en la música que merezcan tantas lágrimas? 
Bueno a ese nivel no creo. Eran insuperables (y aún lo son). No hablo sólo de talento, estos artistas se hicieron famosos en una época muy diferente a la actual. Bowie o Prince son artistas que crecieron cuando las discográficas estaban pleno auge, cuando su concepto era totalmente distinto al de ahora, donde prima el dinero rápido y el éxito fulgurante y si no es así te dicen adiós a la primera de cambio. Antes la Industria permitía desarrollar el producto, cuidaban la producción sin importar las horas de estudio que hubiera de por medio. Había fe en el potencial del proyecto y miraban más a largo plazo, como te decía antes. Un primer fracaso no significaba el despido o la indiferencia. Se podía seguir avanzando y, en estos dos casos, la constancia, el talento y el apoyo de algunos hizo que se convirtieran en mitos. Dudo mucho que esas condiciones se vuelvan a repetir. A los que ahora están arriba solo el tiempo les pondrá en el lugar que les corresponde. Pero hoy en día hay pocos músicos, grandes cantantes y enormes productores…todo en uno.
El dolor por la pérdida de referentes y sus correspondientes homenajes los has metido en una bola de espejos de discoteca setentera. ¿El optimismo por encima de todo? 
Pues no soy especialmente optimista la verdad, será más bien que la cabra tira al monte y no me puedo alejar mucho de la bola de espejos.
¿Crees que este mundo se nos va definitivamente a la mierda? 
Se fue a la mierda hace tiempo y creo que aún no hemos visto lo peor. Me temo que seguimos inmersos en una espiral de xenofobia, corrupción, intolerancia, terrorismo, maltrato al Medio Ambiente, a los animales…Una lista muy larga de estigmas que no sanan, todo lo contrario, parece que no dejan de sangrar y sangrar…
spunky
Los animales son más racionales que el hombre ¿Estás de acuerdo conmigo? 
No sé si más racionales pero yo los prefiero desde luego. Al menos son mas nobles y sabes lo que esperar de ellos. Para mí siempre han sido una prioridad, una debilidad y no cejaré en mi lucha contra el abandono o el maltrato.
cropped-lumiere-31.jpg

Un día para los “LGTBIQhéroes”

No recuerdo dónde leí, y la credibilidad que le di entonces, que el mítico álbum The Rise And Fall Of Ziggy Stardust And The Spiders From Mars” de  David Bowie era el disco más gay de la historia. Tampoco sé cómo coño se mide eso: ¿por el mensaje/concepto del disco? ¿por el colorido/pluma de su portada? ¿por la pose del artista? ¿su vestuario? ¿el personaje? Sinceramente no logro entender este tipo de etiquetas/merecimientos que se le ponen a las cosas, a las personas, por el simple hecho de haber sido valientes, rompedoras en su momento.

Y no es que me moleste que el disco sea un icono gay, todo lo contrario, pero si atendemos a su contenido, no lo veo. Las canciones que lo conforman hablan de destrucción; de un planeta agotado y de un héroe que viene a salvarlo. Amor, religión, travestidos, sexo, drogas…No hay un menaje explícito sobre amar y ser amado sin importar ni el como ni el con quién. Quizá alguna consigna velada y ambigua, marca de la casa del mito., pero poco más. Sí es cierto que el bueno de Ziggy revolucionó la música provocando a un público poco habituado a ver a semejantes esperpentos encima del escenario o en las pantallas de su televisor. Maravillosos esperpentos que dieron pie a un movimiento que sí que, en su conjunto, vivió relacionado directamente con la parte divertida y colorista del concepto gay: el glam rock. Pero no del verdadero significado del Orgullo, del sentimiento Stonewall, del 28 de junio de 1969. Sólo esa libertad pretendida y peleada, desde entonces, comenzó a verse reflejada en la cultura y en la música desde la aparición de este tipo de marcianos.

Resultado de imagen de glam rock

Benditos extraterrestres. ¿Sirvió de algo esta “visibilidad” musical? De poco o nada. Aquello fue flor de un quinquenio que fue derivando en otras formas de expresión menos ambiguas. Desde entonces hasta hoy, aunque se ha avanzado muchísimo en derechos, la diversidad sigue siendo un estigma para una parte de la sociedad (y países enteros) que pisotean cabezas y corazones de personas que solo quieren amar y ser amados con las mismas condiciones y respeto. Bowie era bisexual, o al menos eso decía y un héroe de su tiempo (de sus tiempos). Rey y reina, no solo por un día…Feliz Orgullo

lumiere 3

 

La perfecta evolución de Arcade Fire

No vamos a descubrir nada a estas alturas de la película. Los complejos hay que dejarlos fuera, enterrarlos en el armario y salir a la calle dando gritos. Si hay un grupo mastodonte, en la actualidad, que ha salido de ese armario, como una espantada de bisontes, es, sin duda, Arcade Fire. Ponemos dos ejemplos de su evolución, esa que hay que seguir si quieres ser un artista completo, un virtuoso del escapismo, un Bowie de la vida (éste sí que supo reinventarse, disco sí, disco también). Si atendemos a su carrera, desde aquel “Neighborhood #1” de uno de sus álbumes más celebrados, “Funeral” (2004), hasta este “Everything Now” de 2017 no solo han pasado 13 años, no. También han pasado el propio Bowie, el éxito masivo de “No Cars Go”, las luces cegadoras de una bola de espejos y conciertos multitudinarios que, con mayor o menor acierto, han hecho las delicias de nosotros, sus incondicionales. Hay quienes tachan su nuevo single de hortera, vendido, soso, demasiado evidente para ser un himno (otro) a corear en sus conciertos…Todo perfecto, para gustos colores, pero precisamente es esa falta de complejos, de los que hablábamos al principio, lo que ha hecho de este “Everything Now” un éxitazo. Sí, Abba suena desde la primera nota. Sí, es una canción para bailar y gritarla. Sí, es machacona. Sí, podría ser número uno en Los 40. Todo lo que tú quieras, pero no han perdido ni un ápice de su esencia. Son reconocibles al 100% y muy grandes. Así que apuesto a que a esta canción le seguirá un álbum (muy esperado) repleto de sorpresas. Con esta premisa, servidor está deseando devorar lo que viene…

lumiere 3